Hola Visitante

Autor Tema: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial  (Leído 5076 veces)

onwheels256

  • Administrator
  • *****
  • Mensajes: 172
    • Ver Perfil
Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« en: Enero 23, 2009, 07:34:17 pm »
Bueno pues hoy por clase he estado dando lo del dualismo manteniendo que ahi cierta \"cosa\" los mantiene unidos.
Un ejemplo la mente humana con nuestro cuerpo.
¿Cual es esa cosa que mantiene unido? ¿ si esque lo ahi?
Haber si me podeis hecharme una mano

Berni69

  • Administrator
  • *****
  • Mensajes: 25
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #1 en: Enero 23, 2009, 08:37:19 pm »
Yo simplemente creo que somos un agregado quimico, y nuestro celebro es un material capaz de interpretar las ondas electromagneticas que le llegan, por lo tanto dudo mucho de que exista esa 'cosa' que los mantiene unidos, ya que el cuerpo existe, la mente no, es todo uno no puedes separarlos, ;)

Martí

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 20
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #2 en: Febrero 18, 2009, 08:47:05 pm »
Bueno, para abrir boca, este fragmento de la definición de \"dualismo\" de uno de mis diccionarios favoritos. En otra ocasión ya diré algo sobre el tema:

“Sólo  con Wolff  aparece  un  significado  estrictamente  filosófico,  al  utilizar  'dualismo'  como algo  contrario  a  'monismo'.  Para Wolff,  en  efecto  (Psychologia  rationalis,  1734,  §  34),  son  dualistas  los que afirman la existencia de dos substancias,  la  material  y  la  espiritual, a diferencia  de  los  monistas,  que  no admiten  más  que  una.  Distinto,  en cambio,  es  el  sentido  en  que  el  término  fue  empleado  por  Kant,  al llamar  dualistas  (Das  Ende  der  Dinge,  1794)  a  los  que  admitían  que sólo  un  pequeño  número  de  elegidos se  salvan,  contrariamente  a  lo  que predicaban  los  unitarios.  El  significado  filosófico,  tal  como  fue  utilizado por Wolff,   es  el  que  predominó a la  larga,  tanto más cuanto que con  los vocablos  'dualismo'  y  'monismo'  se caracterizaban  posiciones  muy  fundamentales  en  el  problema  de  la  relación  alma-cuerpo,  de  tan  amplias resonancias  en  la  filosofía moderna a  partir  de Descartes. Así, Descartes es  caracterizado  como  francamente dualista, en  tanto  que  Spinoza  representa  el   caso  más  ext remado de  monismo.  Sólo  la  posterior  generalización  del  significado  del  término ha  hecho  que  'dualismo'  significara, en general,  toda  contraposición de dos tendencias irreductibles entre sí. Desde este punto de vista, pueden entenderse como  dualistas  varias  doctrinas filosóficas  fundamentales:  la  filosofía pitagórica,  que  opone  lo  perfecto a lo  imperfecto,  lo  limitado  a  lo  ilimitado, lo masculino  a  lo  femenino,  etc., y  hace  de  estas  oposiciones  los  principios de  la  formación de  las  cosas; la  especulación  gnóstica  y  maniquea, con  su  oposición  de  los  principios  del Bien  y  del  Mal;  el  sistema  cartesiano,  con  la  reducción  de  todo  ser a  la  substancia  pensante  o  a  la  substancia  extensa.  El  dualismo  se  entiende,  además,  de  diversas  maneras
según  el  campo  a  que  se  aplique, hablándose  de  dualismo  psicológico (problema de  la  unión  del  alma  con el  cuerpo,  de  la  libertad  y  el  determinismo), dualismo moral (el bien y  el  mal,  la  Naturaleza  y  la  gracia), gnoseológico  (sujeto  y  objeto),  religioso, etc. Sin embargo, se  llama más bien  dualista  a  toda  doctrina  metafísica que supone  la  existencia de dos principios  o  realidades  irreductibles entre  sí  y  no  subordinables,  que  sirven  para  la  explicación  del  universo. En  verdad,   esta  última  doctrina  es la  que  se  considera  dualista  por excelencia.  Los  múltiples  dualismos que  pueden  manifestarse  en  las  teorías  filosóficas  —como  el  llamado dualismo  aristotélico  de  la  forma y de  la  materia  o  el  dualismo  kantiano  de  necesidad  y  libertad,  de fenómeno y noúmeno— no  lo son sino en  la medida  en  que  se  interpretan los  términos  opuestos  de  un  modo absolutamente  realista  y  aun  se  les da  un  cierto  tinte  valorativo.  Sólo desde  este  punto  de vista  podemos decir  que  el  dualismo  se  opone  al monismo,  que  no  predica  la  subordinación  de  unas  realidades  a  otras, sino  que  tiende  constantemente  a  la identificación de los opuestos mediante la  subsunción de  los mismos  en  un orden o principio superior. La  contraposición del dualismo  con el  monismo  parece  ser  de  tal  manera  absoluta,  que  cuando  se  trata de  acogerse  a  una  de  las  dos  doctrinas no se encuentra otra posibilidad de  orientación  que  esa  misma decisión  suprema  a  que  se  refería Fichte.  Sin  embargo,  sería  ilegítimo establecer  una  comparación  de  las doctrinas  filosóficas  basándose  solamente  en  su  pertenencia  al  dualismo  o  al  monismo.  Esto  se  advierte sobre  todo  en  la  cuestión  del  dualismo  materia-espíritu,  dualismo  que ha dado origen, sobre  todo en el  curso  de  la  época moderna,  a  numerosas  soluciones.  Cada  una  de  éstas comprende  direcciones  filosóficas  de la  más  diversa  índole;  dualismo y monismo  son  insuficientes, por  lo tanto,  para  caracterizar  de  manera cabal  una  tendencia  filosófica.  De ahí  que  toda  referencia  al  dualismo deba  referirse  a  una  época  concreta. Es  lo que ha hecho Arthur O. Lovejoy  al  señalar  que  el  dualismo  de  la época  moderna  entre  las  ideas  y  la realidad,  la experiencia y  la Naturaleza,  el orden moral y  el  orden  físico, va  en  camino  de  una  superación  sin necesidad  de  caer  en  un  fenomenalismo  o  en  un  idealismo  que,  en  último término, poseen bases dualistas.
El  dualismo  aquí  referido  es  un  \"clima\"  filosófico  concreto  que  unifica diversas  corrientes  filosóficas  de  una cierta época.”

FUENTE:  FERRATER MORA, José
             Diccionario de Filosofía
             Editorial Sudamenricana, Buenos aires, 1964
             \"Dualismo\", frg.

Berni69

  • Administrator
  • *****
  • Mensajes: 25
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #3 en: Febrero 18, 2009, 09:25:09 pm »
Ahora ya tenemos bien definoido a que se refiere un monista y un dualista,...

Sigo siendo monista, ya que todo 'cuerpo' (todo aquello que ocupa un lugar y un tiempo en el espacio)  bajo mi punto de vista esta unicamente creado a partir de átomos y moléculas y sus relaciones inter e intramoleculares. Asi como las fuerzas que acutan sobre ellos, debido a eso y a la gran variedad de compuestos existentes, existe una variedad distinta de cuerpos

Basándome en algo que se le atribuye a aristoteles cuando dice que si existen dos mundos es complicarse la existencia, yo pienso lo mismo en la dualidad, al haber cuerpo-alma, al existir la segunda complica muchisimo la explicacion del mundo por ello creo que no existe puesto que no se han encontrado pruebas que demuestren lo contrario

Filø-aDrikitø

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 4
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #4 en: Octubre 23, 2009, 04:03:23 pm »
Yo estoy a favor del Dualismo y del alma, en mi opinion tiene que haber alguna energia que nos mueva a ser diferentes entre nosotros y es lo inmaterial. Hay muchas cuestiones sin resolver a dia de hoy, una de ellas es los 21 gramos que pesamos menos despues de la muerte..

Titulo y comentario de una pagina web que hablan sobre el alma.
El alma existe, pesa 21 gramos, entre neurotransmisores del cerebro; institutos de EU profundizan hallazgo de Crick
 El alma existe. No en términos metafísicos, sino concreta y científicamente. Está situada en la marea de neurotransmisores y los recovecos de las estructuras cerebrales.
Esos 21 gramos que se desvanecen cuando morimos y que mantienen nuestra conciencia activa; ese espíritu apenas perceptible que, según los creyentes, va al cielo o al limbo.
Esa quimera, ese suspiro… ya tiene explicación científica.
Los primeros esbozos de lo que ahora sabemos, fueron resultado de años de investigación de un hombre irrepetible en la historia de la ciencia.
Francis Crick, el mismo físico metido a biólogo que ganó el Premio Nóbel en 1962 por describir, junto con James Watson, la estructura tridimensional de doble hélice del ADN en 1953, dedicó más de 50 años a buscar lo que podemos entender como alma y que algunos llaman conciencia.
En un laboratorio construido especialmente para él frente al mar, en el Salk Institute, una prestigiada institución de estudios de biología en San Diego, Crick se dedicó a la búsqueda científica de la conciencia, quizá lo más familiar y cotidiano pero al mismo tiempo, lo más fascinante y misterioso.
Nada hay que conozcamos más directamente que nuestra propia conciencia, pero también no hay nada más difícil de explicar.
¿Porqué existe?
¿Cómo funciona?
¿Dónde se aloja?
La caja negra. “Tú, tus alegrías, tus tristezas, tus recuerdos y tus ambiciones, tu sentido de la identidad y voluntad personales, no son en el fondo más que la conducta de unas células nerviosas y de sus moléculas asociadas… Como habría podido decir la Alicia de Lewis Caroll: no somos más que un montón de neuronas”.
Así comenzó Crick el manuscrito de su libro “La hipótesis asombrosa”, que refleja el fuerte carácter reduccionista del autor, cuya búsqueda científica del alma daba fin a largos años de conductismo y de desdén por el tema de la mayoría de los neurobiólogos.
El primer paso consistió en la afirmación de Crick de dejar de considerar a la conciencia como algo indefinible, y lo que es peor, inasible para estudiar.
El cerebro, en opinión de Crick, se consideraba algo así como una caja negra, es decir, un objeto cuya estructura interna es desconocida y hasta irrelevante.
Sólo estudiando las neuronas y las distintas interacciones, así como los neurotransmisores que circulan entre ellas, no podrían los científicos construir modelos análogos a los que explican la herencia en términos de ADN, tema en el que Crick era la máxima autoridad moral.
Así, Crick consiguió que la existencia del alma dejara de ser un tema filosófico para pasar a ser un problema empírico.
Para los años en que Crick y sus colaboradores empezaron a estudiar el tema a fondo, la conciencia visual, es decir, lo que vemos y cómo lo interpretamos, ya estaba suficientemente cartografiados en nuestro cerebro, gracias a los avances en tomografía axial.
Nada más abrir los ojos, y comenzamos a interpretar lo que vemos, por lo que se disparan una gran cantidad de señales por todo el cerebro, catalogando, emulando, recordando, midiendo. Es lo que llamamos “tomar conciencia” de dónde estamos.
SI alguien nos ofrece un objeto, digamos una pluma, nuestros circuitos neuronales toman una serie impresionante de “bites de computación”, afirma Crick en su explicación, y nosotros tenemos la impresión de que “tomamos la decisión” de tomarla o rechazarla.
“La verdad es que somos concientes de que tomamos una decisión, no de qué nos hizo tomarla”, explica.
A cualquiera le da la impresión de que tomarla o dejarla es un acto libre.
La conciencia es mucho más que la transmisión de información y su proceso.
El secreto, afirma Crick, está en la atención.
Ilusión óptica. Todos hemos estado frente a imágenes que parecen una cosa a primera vista, pero un segundo después parece otra. Es famosa la figura de una mujer joven que puede ser al mismo tiempo una anciana. (Figura 1)
La primera “interpretación” trae a nuestra “conciencia” un cúmulo de ideas y sensaciones, y al “cambiar de switch”, son sustituidas inmediatamente por otras, además de la confusión posterior.
El cambio en el cerebro que corresponde a nuestra modificación en la atención es la respuesta que dio Crick al gran misterio de la conciencia.
Cuando el córtex visual (la parte del cerebro que se “ilumina” cuando observamos algo) responde al estímulo, ciertos grupos de neuronas se disparan muy de prisa y en sincronía. Éstas, lla
madas neuronas oscilantes, corresponden a aspectos del escenario al que se está poniendo atención (la mujer joven del ejemplo).
Las neuronas, en un recurso metafórico, reaccionan como un grupo de personas que se ponen a cantar la misma canción. Al cambiar de foco de atención, otra serie de personas (neuronas) cantará una canción diferente.
Esta, llamada teoría de la oscilación, semeja también a un cardumen de peces que obedecen órdenes y reaccionan de manera sincrónica, a la perfección.
Crick se pasó el resto de su vida, hasta que murió en 2004, haciendo experimentos sobre esta base.
“Experimentar, eso es ciencia, no especulación”, afirmaba entusiasmado cada vez que avanzaba en sus ideas.
Cuando el equipo experimentó con personas invidentes, el sonido emulaba a la perfección estas ondulaciones neuronales, más allá de que la memoria visual estuviera completamente clausurada. Es decir, la “conciencia” construye entonces vías alternas.
La genética, la información transmitida por los seres humanos desde las cuevas de Altamira, hasta la Tomografía por Emisión de Positrones, nos refuerza que lo que sabemos y conocemos es gracias a que lo podemos transmitir e interpretar.
Cuando la actividad cesa aparentemente, es decir, cuando dormimos, nuestras redes neurales y sus neurotransmisores siguen su trabajo, hasta que morimos.
Por ello, aún gemelos idénticos tienen almas diferentes, ya que siempre, en algún momento, uno mira hacia un lado y el otro, hacia el lado contrario. Es decir, construyen experiencias, memoria, e interpretaciones diferentes.
Al morir, y sólo al morir, la actividad eléctrica y química de nuestro cerebro se detiene realmente, y entonces sí, nuestra alma cesa.
Es, en palabras del propio Crick, “materia sin chispa”.



Berni69

  • Administrator
  • *****
  • Mensajes: 25
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #5 en: Octubre 25, 2009, 08:20:27 am »
que way somos como ordenadores, procesamos la informacion en funcion de si nos pasa electricidad por una neurona (1) o si no nos pasa (0) ale ya podemos montarnos nuestro propio sistema binario y nuestras tablas de verdad jeje

Aun habiendo leido que 'el alma existe' para este señor soy partidario de qeu no, podriamos pesar menos simplemente por la desintegracion de alguna materia inestable (radioactiva,  y cumpliendo E=mc^2 se liberaria algo de energia en forma de calor) o simplemente el aire que pueden tener nuestros pulmones y dejan de tenerlo cuando nos morimos

Respecto a que nos asociamos a una consciencia lo tengo claro, pero no que la consciencia=alma, esa similitud no, ya que las personas con multiple personalidad, supongamos que cada una piensa distinto, alguien a visto la serie United States of TARA,  tiene una consciencia distinta y por lo tanto varias almas??

Ahora no pretendo ser obsceno, pero y si el difunto tiene gases, y al morir los libera sumando asi los X gramos, eso son su alma?

Martí

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 20
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #6 en: Noviembre 05, 2009, 08:50:26 pm »
Bien, bien, realmente este tema podría parecerse al de si existe el amor, por lo menos ese concepto de amor al que estamos acosumbrados. Un concepto con una fuerte carga \"espiritual\". Como ya he expuesto una posible reflexión (y sí, ya lo sé, ninguna respuesta) en el apartado del amor, y como considero que para ambas cuestiones una de las vías posibles es la del enfoque materialista mecanicista, os remito al otro tema. Aún así, hay que puntualizar una cosa: Si el alma pesa, entonces cabe suponer que está dotada de materia (lo inmaterial es de suponer que no tiene peso (¿masa?) alguno, o por lo menos yo lo expresaría como una de las cualidades de lo inmaterial. En otras palabras, yo diría que masa y materia van indisolublemete unidas. Igual alguien me sale con los fotones... no sé. Igualmente, el peso se expresa en función de la masa y la gravedad (y la posición relativa), si somos puntillosos (deberíamos, tal vez, serlo) y queremos hacer la distinción, correcta por otra parte, de masa y peso.
De modo que:
Si el alma pesa, entonces es algo material.
La materia está sometida a las leyes de la física.
Parece ser que el alma pesa, ergo habrá que concluir que el alma está sujeta a las leyes de la física.

Pero entonces la materialidad del alma tiene que ser expresable entre otras cosas en términos de compuesto o de elemento químicos. ¿Qué proporción de azufre tiene el alma? Un bromista puede decir que dependerá de su grado de proximidad al infierno quizá (tradicionalmente se asocia al azufre con el diablo, o el infierno).
Por otro lado, esa materia no puede desvanecerse en la nada, ha de tener algún estado determinado (sólido, líquido o gaseoso) y ha de poder detectarse, pongamos por caso en el momento de la muerte de un ser humano. Admitir otra cosa sería suponer que 21g de materia, formada por elementos químicos concretos, se volatilizaría en un instante (cosa harto complicada que suceda), o que pasaría a otro plano de realidad, cabe suponer que o inmaterial, lo cual también es bastante complicado, o a otro plano material, el cual es indetectable, lo cual, también es algo difícil, a no ser que hablemos de materia oscura, tal vez. ¿Está formada el alma de materia oscura? Como desconozco las propiedades de la materia oscura (ya le preguntaré algo a mi hermano), igual puede que sí, quién sabe.

No se trata de apoyarnos en esto para concluir que el alma exista o no exista. No voy a cuestionar ahora su existencia. El alma (y la mente) es un concepto que puede defenderse a partir por ejemplo de los qualias (las experiencias individuales). Sin embargo, su materialidad yo la pondría en entredicho, porque nos provoca problemas de difícil solución. De todos modos, aun sin meternos en este brete, el dualismo provoca que nos movamos bajo el viejo problema de la comunicación de las sustancias (¿cómo algo inmaterial se comunica con algo material?). Aun así, ya sabéis que yo siempre dejo una puerta abierta... por si acaso.

Berni69

  • Administrator
  • *****
  • Mensajes: 25
    • Ver Perfil
Re: Diferencia entre lo materia y lo inmaterial
« Respuesta #7 en: Noviembre 05, 2009, 09:13:01 pm »
si la masa es una forma de energia, a la energia se le puede atribuir un 'peso' o una infinitesimal porcion de masa? (que no me salga aguien que lo integre que voy y me lo cargo jajajaaj) ya que quizas lo quie se ha medido es la perdida de energia del cuerpo una  vez 'muerto' es decir las reacciones quimicas se han terminado.


vayamos al problema que se le planteo a descartes cuando intento unir la razon con lo material... debemos ser tan cutres de 'inventarnos' un organo o algo? para intentar solventar algo que es imposible... en el caso de que lo inmaterial exista...